3 Poemas inspirados por el café

3 Poemas inspirados por el café

Déjame saborearte sin inhibiciones, que tu espuma caliente me roce los labios, la lengua que tu olor estimulante me queme la garganta de placer que este líquido analgésico acelere el metabolismo de mi cuerpo, que en par de buches de pasión me trague tu esencia, antioxidante, que alucine de excitación cuando pase la última gota de esta ambrosía por la boca y chupe el azúcar que siempre queda rezagada en el fondo de la taza de café que me bebo todas las noches junto a ti.

Autor: Anónimo

La música de esas canciones de ayer, traen tantos recuerdos, tantos lugares, tantos aromas en el cielo, me dejo llevar por el silencio de las letras y la radio se hace transparente, tu nombre, tus ojos, tus besos… te recuerdo, las canciones se hacen arcoíris nocturnos, y te veo bailando a mi lado, tu pecho junto al mío, cuando éramos novios, ¿te acuerdas?, La melodía es eterna, mi felicidad también, sigue durmiendo, vida de mis ojos, cortaré algunas flores para adornarte, ¡claro, hoy me toca hacer el café!

La taza de café, mi compañera, mi confidente, ahí está…silente…escuchando mi quebranto, la miró y me atrae mucho, su aroma me invita a tomarla entre mis manos, me calienta, me anima el alma, yo lo único que quiero ahora, es beber hasta tu último trago. YOLANDA BARRY.

Me acerco, te beso con mis deseos, acaricio tu cabello de espuma, las palomas en el balcón nos miran, mientras el sol nos invade con el calor de la vida, los años bajo la misma sonrisa, los mismos dolores, las mismas angustias, todo lo entregaste desde el primer día.

Autores: Gerardo Barbera (Seudónimo), Generala Girasol (cuartel)

Tomando contigo un café, mordiendo galletas sabor recuerdo,
en un haz de luz de estrellas, vuela a ti, mi pensamiento, a través de la gran distancia, recorriendo el tiempo mi memoria…extrañando tu presencia.

Tomando contigo un café, disfrutando cada trago, dulce…, como tus besos, como tu ausencia…amargo, hirviente…, como tus regresos, negro…como la noche que tu amor aguardo.

Tomando contigo un café, saboreando a sorbos tu sonrisa, disfrutándola sin prisa, llevando en mi piel tu sabor, y el  almíbar de tu esencia… ¡en mi corazón!

Autor: Claudia Alhelí Castillo (Seudónimo).

Noticias Relacionadas